Seleccionar página

Los seguros de caución o también conocidos como seguros de patrimonio, son garantías de cumplimiento que suelen ser utilizados en caso de acuerdos o contratos establecidos como un complemento del mismo.

Con este seguro lo que se busca es establecer un compromiso de la parte contratada (o parte que ofrece el servicio) hacia la parte que lo contrata (beneficiario), de esta manera se ejecuta una indemnización en caso de que no se cumpla lo establecido en el acuerdo.

Un ejemplo de ejecución de seguros de caución es cando se realiza la contratación para la realización de una obra de ingeniería, cuando la parte contratista incumple con lo establecido en el contrato el seguro se ejecuta para indemnizar a la parte contratante.

En este sentido el seguro repondrá la suma de dinero total que será equivalente a lo que se le ha otorgado al contratista, sin embargo este también realizará una adquisición de los bienes que se han establecido como garantía por parte del contratista.

Condiciones que influyen en estos seguros

Dentro de la relación que se establece en un seguro de patrimonio intervienen diversos factores que establecen condiciones particulares de este seguro, estos son la aseguradora, el cliente o deudor y el beneficiario o acreedor de la ejecución del seguro.

Bajo este contexto se dice que al ser un complemento del contrato la responsabilidad del cliente finaliza al culminar el contrato, por ende si todos los acuerdos se han cumplido correctamente y se alcanza el periodo de tiempo establecido el seguro no se ejecuta.

Este tipo de seguro solo se encarga de responder ante la no realización de un trabajo, no prestación de un servicio, no entrega de mercancía, entre otros casos que sean de carácter de ejecución, de modo tal que no se aplica ante situaciones de carácter mercantil.

El seguro de caución debe de cumplir tres condiciones antes de su contratación, estas implican el carácter jurídico, económico y moral, a fin de establecer que el cliente cubre con todos los principios que rigen a este desde el punto de vista legal, financiero y social.

Beneficios sobre la contratación de este tipo de seguros

A través de un seguro de patrimonio se pueden establecer beneficios que no se obtienen con el uso de otro tipo de servicios de esta clase, lo que representa una ventaja en cuanto a la estructuración de grandes acuerdos empresariales.

El costo de contratación de este tipo de seguros es inferior en comparación a otros servicios, sin embargo este valor dependerá del periodo de tiempo en el que deba mantenerse vigente el mismo de modo tal que estará relacionado al tiempo establecido en el contrato.

Aun cuando este seguro no busca comprometer el patrimonio del deudor o cliente este debe dejar garantía de que dispone del capital de reposición en caso de que se incumplan los acuerdos y deba hacerse indemnización a la parte agraviada o beneficiario.

Finalmente la contratación de un seguro patrimonial es ideal cuando se trata de acuerdos empresariales o comerciales que implican el uso de grandes sumas de dinero así como entrega de gran cantidad de mercancía.